Por qué opositamos 5 años pero no aguantamos 4 emprendiendo

¡Hola, lector! Mi tuit más comentado era uno que rezaba algo similar a esto: “Así que eres capaz de opositar o de ir a la facultad 5 años pero no puedes perseverar en emprender durante el mismo tiempo… ya”. Quizá consiguió éxito al ser retuiteado por Alejandro Suárez, pero… ¡creo que tenía un mensaje con pegada en sí mismo! 😉

Fue apoyado por mucha gente que se había sentido discriminada por no elegir una carrera universitaria. Hay muchas personas exitosas que no pasan por las etapas superiores de la educación reglada; (de hecho, es bien sabido que en el ranking mundial de ricos, pocos esperaron a terminar la Universidad); pero, en esta sociedad demasiado estandarizadora (menos que otras sociedades petroleras americanas o de Oriente Próximo, pero aún así, ésta sociedad es un poco estrecha), parece que has de estudiar un montón de años en instituciones “de talla única”, gastando un dinero y, sobre todo, un tiempo precioso, en “elegir una carrera que te guste”, para un trabajo que ya no se parecerá en casi nada cuando termines esos estudios.

Nadie te tacha de loco cuando te pones a tal tarea. Y, sin embargo, tu círculo próximo poco menos que te abandona si dices “voy a vivir 5 añitos con lo justo y muy dedicado a mi emprendimiento, porque sé que aprenderé muchísimo y, si me sale bien, haré lo que me gusta el resto de mi vida”. Si no te abandonan en el momento, es posible que te abandonen durante esos 5 años 🙂

Ojo, que no digo que la formación no valga; no quiero rebajar el valor de la formación, enorme, pero sí quiero aumentar la percepción de valor sobre la experiencia.

el-patito-feo-andersen

150 años después seguimos acosando al Patito Diferente (Andersen)

Yo estudié cosas en la carrera que no necesité nunca, y lo que necesité, no lo pude estudiar porque era demasiado nuevo. Lo que me valió para que me contrataran fueron las prácticas. Sí, la Universidad me dió una cultura general y mostró a mis contratadores que “tengo constancia”, pero no mucho más. Posteriormente hice un MBA, pero crear mi propia empresa desde 0 me enseñó mucho más que ese gran curso.

Si a mí ya me pasó en 1995 que lo que estudié estaba desactualizado porque todo cambiaba rápido, ¿qué será de los estudiantes de ahora? El cambio se acelera cada vez más… La robotización que ya está aquí va a borrar cientos de tipos de trabajos y traer otros nuevos que no están en los libros. Con eso no digo que no estudies; sí que te digo que enfoques los estudios como un punto de apoyo desde el que investigar por tu cuenta.

Y, sobre todo, ni dejes que nadie te diga que no vales porque no encajas en los moldes, porque no quieres seguir caminos trillados… crea tus propios sueños, infórmate, persíguelos sin descanso. No hace falta ser un alumno brillante para llegar lejos 😉 Para llegar lejos, hace falta ser “un llegalejos”. No abandones al primer año; plantéate pequeños pasos, déjate asesorar (no por un mentor único sino recibe varios consejos y hazte tu idea), ten fe en tí mism@… y no dejes que te hagan de menos cuando te comparen con “una facultad”… La meta puede que no esté cerca pero existe. Y con perseverancia puedes llegar.

Repito: no digo que la formación no valga; no quiero rebajar el valor de la formación, enorme, pero sí quiero aumentar la percepción de valor sobre la experiencia, en el mundo del “encuentra instrucciones para cualquier cosa fácilmente”.

Ha habido gente muy interesante que también ha hablado de esto: he encontrado un tuit de Gaspar Sellés y hay un blog entero que habla de esto, llamado Escapa de la Rueda.

¡Que tengas un buen día!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *