El mayor aprendizaje es ser padre es enseñar a otro a vivir

Si, como dice el gran Virginio Gallardo, los adultos aprendemos enseñando; y, si lo mejor sobre lo que se puede aprender es sobre la vida, entonces, enseñar a otro a vivir es el mejor aprendizaje que puede hacerse.

Y no hay mejor modo de enseñar a otro sobre la vida que ser padre. Porque a nadie vas a desearle con más intensidad el bien supremo que a tu propia descendencia. Tratas de evitarles tus padecimientos y tratas de que tengan una existencia mejor que la tuya, con una sinceridad que aplicas con menos reservas que a otras personas.

Por tanto, si quieres aprender -de verdad- sobre la vida y qué es la vida, enseña a otros a vivir. Ten hijos. Hasta que no los tengas, habrá una parte que te pierdas… nuestra poca humildad a veces nos impide reconocerlo. Y es muy difícil ponerse en la piel de otros sin conocer su experiencia. El día que tienes hijos, ese día, llegas a comprender muchas cosas de tus padres. Y de tus abuelos, y de los padres de tus abuelos…

“Si como más aprendemos enseñando, para aprender, enseña a vivir”.

serpadreeselmayoraprendizajeenelriodelavida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *