Poder teletrabajar pero acudir porque te gusta

¡Hola, lectores y, sin embargo, amigos 😉 ! No hay nada que más me guste en mi formación profesional que leer historias profesionales inspiradoras, realistas, amenas, de gente real. Yo no os puedo proporcionar nada de eso 😉  Bueno, una cosa sí: historias rigurosamente reales; lo demás, ya diréis si os ha resultado entretenido o si es “un aburrido tomo de teoría”.

Por si os sirve de ayuda: Accedí al teletrabajo no por gusto, sino por obligación. Corría principios de 2008, ya éramos en torno a 20 en Addoor, y una persona que empezaba a ser importante para nosotros y había aterrizado en Madrid un año antes, pidió dejar la empresa para volver a su ciudad natal. Yo pedí a la nueva persona de RRHH que se había incorporado unos meses antes que le hiciera contraoferta (gracias, Arancha, cuando te incorporaste éramos 17 😉 . El equipo estaba en una efervescencia propia de tener una media de 26 años, y de ser el final de la loca burbuja. El panorama se presentaba complicado.

addoor-equipo-2008-2-pixelado

Aunque no éramos muchos, ya en 2008 tratábamos de hacer RRHH al nivel mejor, con acciones propias de empresas más grandes (según nos dijeron los Consultores que contratamos para nuestro Kickoff en el Hotel NH Zurbano), con premios votados por compañeros, talleres de aprendizaje, etc.

Gracias a la voluntad de diálogo transparente se determinó, al parecer, que lo importante para nuestro compañero era “trabajar desde su ciudad natal”. Recuerdo textualmente que dijo “trabajar en mi ciudad es Lo Más”. Claro, esa petición iba en contra de todo lo que estábamos construyendo: Oficinas muy centralizadas, diáfanas, para no tener que usar “chats ni mails”, sin despachos, que fuera una “reunión contínua”… ¿cómo integrar ambas fuerzas? Pues… lanzándonos a probar :)  A lo pyme, que es un modo muy económico y eficaz de gestionar.

Empezamos por permitir teletrabajar los viernes a esta persona. Claro, cambiamos pc por portátil, hubo costes de transporte para la empresa, etc; pero poco a poco fuimos dándonos cuenta de todo lo que nos iba a hacer falta: una conexión potente en casa de nuestro amigo, una intranet… mil cosas.

El segundo mes nuestro amigo “J” teletrabajaba dos días. El tercero, tres… ¡ya se me emborronan algunos recuerdos! El caso es que acabó teletrabajando totalmente y sigue con nosotros 8 años después 😉  Es más; nos ha ayudado a transformar toda la empresa y ahora lo de menos es “la presencia física”.

Cuando das total libertad a tu gente y sin embargo viene mucho a la oficina “Porque les enriquece personal y profesionalmente”, se te cae la sonrisa de satisfacción que tienes, porque sabes que tu equipo ha logrado algo que muchas empresas nunca tendrán. Repito: lo ha logrado mi equipo, yo la verdad es que soy cada vez más de “dejar hacer” y buscar armonía. Si queréis alguna información más de cómo lo hacemos o incluso os apetecería teletrabajar con nosotros, no dudes en contactar conmigo 😉

Mi equipo cree en un mundo Internetizado, eficiente, con pocos desplazamientos y barreras físicas o de distancia; con gente responsable que sabe cuándo priorizar el trabajo y cuándo los temas personales; donde quien se junta, que sea porque es conveniente para avanzar y porque a la vez se lo pasa bien 😉 Al estilo Pike Place 😉 Tienes análisis sobre el método PikePlace para disfrutar y trabajar a la vez aquí con NM Formación y aquí con Davinci.es :)

A lo mejor tiene que ver con que yo soy el primero que más teletrabaja y estoy poco dando el coñazo en la oficina ;))

¡Buen día a todos!

PD: si quieres suscribirte contacta conmigo y te diré cómo, de momento aún no he implementado un “popup por si quieres suscribirte” :)

Ah, y por cierto: si crees que encajas en la etiqueta de teletrabajador responsable y quieres teletrabajar con nosotros, no dudes tampoco en contactar conmigo… ¡quién sabe! 😉

 

 

Conflicto Linkedinero “NoMeEntristas” vs “Algranistas”

¡Hola, lectores! Observo que en Linkedin hay un meme que se repite cada semana ;).   Es uno hecho con el “meme generator woman crying”. Me Da La Sensación De Que Hombres y Mujeres Responden Al Mismo De Modo Diferente, y me dispongo a comprobarlo vía encuesta (ver abajo).

meme-womancryinglinkedin

Para los que no lo sepan: El meme en cuestión se queja de que alguien aceptó un contacto en linkedin y esta persona a los 5 minutos le envió una presentación de ventas. Aquí podéis ver uno de los “hilos”. Bien, la verdad es que eso es un uso un tanto extremo de Linkedin, que a veces genera rechazo a algunas personas. A este bando le podríamos llamar “NoMePitchista” (por aquello del “elevator pitch”, contar a alguien rápido qué haces para ver si hay encaje de negocios; hay gente que no quiere que en Linkedin se proceda así). Lo dejaremos en “NoMeEntristas”, de “no me entres”. En España esto puede tener otra connotación de relaciones personales, pero es más fácil de pronunciar.

Pero también se produce la corriente contraria, de los que dicen que “Linkedin está para negocios, no para frases del Dalai Lama o gatitos”. A este bando le podríamos llamar “AlGranista” (que quieren ir “más al grano” en una red de negocios: ofrezco tal, acepto tal).

imagenes-con-frase-pinfrases-1385634474k48ng

Yo como no creo poseer capacidad de influir, declaro mis simpatías por los AlGranistas… Me encanta compartir contenidos pero no me molesta que me propongan algo directamente. Me encanta. Si no me encaja en ese momento, no presto atención y ya está. Pero como los demás tienen también “ese poderoso instrumento” pues procuro aportar valor de Contenido y no sólo ir a presentarme directamente 😉

Si quieres votar puedes hacerlo aquí . Son sólo 3 preguntas (bando, hombre o mujer, ventas o compras), y permitirán saber si por ejemplo el perfil más “AlGranista” son, por ejemplo, hombres del área de ventas :)  La humanidad puede vivir sin saberlo, pero, oye, seguro aprendemos algo :))

linkedin-encuesta

y si quieres ver resultados puedes verlos clicando  aquí.

linkedin-encuesta-resultado

las negociaciones largas traen buenas cosas

¡Hola, lectores! Decía una jefa mía que las negociaciones largas traen buenas cosas. Así que no temamos negociar. A veces dices “es que ya llevo 6 emails (cada uno te ha costado sólo 1 minuto, no te quejes sin sentido)”. Otras veces dices “prefiero que venga aquí y que me lo cuente”. No seas egoísta, ¿sabes lo que vale un desplazamiento? Sé claro y transparente pero no lo confundas con ser borde, desde el principio. Prueba skype… seguro que haces algo por la eficiencia del planeta evitando desplazamientos, pérdidas de tiempo, contaminaciones.

negociadores-victoriosos

Por lo que me ha enseñado la vida, las negociaciones largas traen cosas buenas porque sirven de “filtro”. Muestran voluntad de ceder y amoldarse por ambas partes, dan un baño de realismo y mirada práctica a todos… Y si están destinadas a “no llegar a buen puerto” eso se detecta durante la negociación, y no durante “la prueba con fuego real”, cosa mucho más costosa. Si no salen bien, ¡pelillos a la mar! Nada de rencores, cada uno juega para su equipo 😉

En ese sentido, en mi mundo de marketing, las ventas modernas se han polarizado. Ya no queda nada entre medias: o bien cada vez se parecen más al “business development”, negociaciones creativas, tratando de generar nuevas alternativas, o bien al call center; resolviendo pequeños problemas por teléfono. Y no nos liemos.

Cuando yo empecé en el año 2000 tenías que visitar físicamente a una persona para hacer una presentación con un portátil, de un producto que era poco complejo (anuncios en Internet, tipo “prensa”); establecer rápidamente una relación en una visita o dos, pedir que te pidieran “propuestas”, enviarlas, resolver dudas por teléfono y email, poner en marcha tramitando “órdenes de compra” por fax, pelear internamente la implementación técnica con los “guardianes de la barrera”, que eran los técnicos; resolver incidencias y pedir disculpas, negociar el cierre, acompañar a Administración en la facturación y cobro… un trabajo muy completo lleno de micro-negociaciones.

Ahora muchos de esos pasos están automatizados (nostalgia del fax, jaja). El buen gestor que hacía de todo un poco, el tipo polivalente, ha sido sustituído por alguien que o es muy buen “desarrollador de negocio”, que es un status superior, o es muy buen “telesales”, que es un status “diferente”.

El primero tiene más problemas porque las organizaciones se han puesto muy pero que muy cortoplacistas, y los financieros tienen demasiado control. Hay tantas compuertas qeu no permiten que fluyan los permisos a tiempo… y, así, los que toman riesgos y hacen acciones realmente especiales, están ganando la partida. Los rápidos, vaya. Eso sí, sus secretos se los callan muy bien, para que no se note que están ganando terreno 😉

Por favor, si eres financiero o tienes control sobre ese área, empodera a la gente, formándoles o creándoles programas troceados que les faciliten la toma de decisiones. Pero déjales a ellos. Y si estás sometido a control financiero, a) aprende números, coño. Sí, aprende. La mitad de las personas no sabemos; nos creemos que el dinero viene de los árboles y ni nos leemos las cláusulas de las hipotecas y así vienen luego las crisis. Y b) entiende que un nuevo cliente es un crédito. No por conseguir tus objetivos vayas a dar créditos a lo loco 😉  Primero practica unos meses o años a quién se puede dar crédito o no y progresivamente vas soltando cuerda y dando más crédito, pero siempre adquiriendo compromisos con tus partners (más que clientes, deben ser partners, puesto que les das crédito, y a veces incluso pagas algunas nóminas suyas, con rapeles y similares) y apretando a todas las partes para lograr que se cumplan. ¡No es tan difícil! 😉

Si quieres saber más sobre lo que opino sobre el exceso de control, puedes ver este post los posts de Influenciador. ¡Que tengas buen día!

Por qué opositamos 5 años pero no aguantamos 4 emprendiendo

¡Hola, lector! Mi tuit más comentado era uno que rezaba algo similar a esto: “Así que eres capaz de opositar o de ir a la facultad 5 años pero no puedes perseverar en emprender durante el mismo tiempo… ya”. Quizá consiguió éxito al ser retuiteado por Alejandro Suárez, pero… ¡creo que tenía un mensaje con pegada en sí mismo! 😉

Fue apoyado por mucha gente que se había sentido discriminada por no elegir una carrera universitaria. Hay muchas personas exitosas que no pasan por las etapas superiores de la educación reglada; (de hecho, es bien sabido que en el ranking mundial de ricos, pocos esperaron a terminar la Universidad); pero, en esta sociedad demasiado estandarizadora (menos que otras sociedades petroleras americanas o de Oriente Próximo, pero aún así, ésta sociedad es un poco estrecha), parece que has de estudiar un montón de años en instituciones “de talla única”, gastando un dinero y, sobre todo, un tiempo precioso, en “elegir una carrera que te guste”, para un trabajo que ya no se parecerá en casi nada cuando termines esos estudios.

Nadie te tacha de loco cuando te pones a tal tarea. Y, sin embargo, tu círculo próximo poco menos que te abandona si dices “voy a vivir 5 añitos con lo justo y muy dedicado a mi emprendimiento, porque sé que aprenderé muchísimo y, si me sale bien, haré lo que me gusta el resto de mi vida”. Si no te abandonan en el momento, es posible que te abandonen durante esos 5 años :)

Ojo, que no digo que la formación no valga; no quiero rebajar el valor de la formación, enorme, pero sí quiero aumentar la percepción de valor sobre la experiencia.

el-patito-feo-andersen

150 años después seguimos acosando al Patito Diferente (Andersen)

Yo estudié cosas en la carrera que no necesité nunca, y lo que necesité, no lo pude estudiar porque era demasiado nuevo. Lo que me valió para que me contrataran fueron las prácticas. Sí, la Universidad me dió una cultura general y mostró a mis contratadores que “tengo constancia”, pero no mucho más. Posteriormente hice un MBA, pero crear mi propia empresa desde 0 me enseñó mucho más que ese gran curso.

Si a mí ya me pasó en 1995 que lo que estudié estaba desactualizado porque todo cambiaba rápido, ¿qué será de los estudiantes de ahora? El cambio se acelera cada vez más… La robotización que ya está aquí va a borrar cientos de tipos de trabajos y traer otros nuevos que no están en los libros. Con eso no digo que no estudies; sí que te digo que enfoques los estudios como un punto de apoyo desde el que investigar por tu cuenta.

Y, sobre todo, ni dejes que nadie te diga que no vales porque no encajas en los moldes, porque no quieres seguir caminos trillados… crea tus propios sueños, infórmate, persíguelos sin descanso. No hace falta ser un alumno brillante para llegar lejos 😉 Para llegar lejos, hace falta ser “un llegalejos”. No abandones al primer año; plantéate pequeños pasos, déjate asesorar (no por un mentor único sino recibe varios consejos y hazte tu idea), ten fe en tí mism@… y no dejes que te hagan de menos cuando te comparen con “una facultad”… La meta puede que no esté cerca pero existe. Y con perseverancia puedes llegar.

Repito: no digo que la formación no valga; no quiero rebajar el valor de la formación, enorme, pero sí quiero aumentar la percepción de valor sobre la experiencia, en el mundo del “encuentra instrucciones para cualquier cosa fácilmente”.

Ha habido gente muy interesante que también ha hablado de esto: he encontrado un tuit de Gaspar Sellés y hay un blog entero que habla de esto, llamado Escapa de la Rueda.

¡Que tengas un buen día!

El huerto me enseñó que perseverar trae frutos tardíos

Hola, querido lector: te voy a contar la historia de mi huerto. El año pasado compré semillas de espinaca a mi amiga Guada. Empecé por lo fácil. Se dieron bien en tiestos sueltos, y decidí invertir en una mesa de cultivo de 180 x 80. Me fui a por algo más ambicioso: tomates. Quizá demasiado ambicioso. Los tomates son complicados. Pero me puse una meta muy muy bajita, sabiendo que todo esto era sólo para aprender. La humilde meta era cosechar 1 kg de tomates en toda la temporada (el verano… es un cultivo que muere con el frío y las heladas, y eso suele pasar en Madrid a partir de principios de noviembre.

El verano de 2015 vino muy caluroso y seco. En junio iba fenomenal la cosa, mis tomateras ya dando tomates rojos cuando las tomateras “de campo” acababan de nacer. Pero el calor hizo estragos y la “araña roja”, un ácaro que medra cuando hace tiempo cálido y seco, me machacó las plantas hasta lo indecible. Parecían casi muertas y no quise abandonarlas. En todo el verano cogí sólo 300 gramos… un 30% de mi objetivo. En agosto un familiar las vió y dijo “arráncalas, ya están muertas”. La meta estaba lejos y casi desesperé. Pero al final tuve fe… perseveré… y en este año tan anormalmente cálido, estuvieron criando tomates hasta diciembre, y esos han madurado en enero, con las plantas ya muertas. Ya voy por 1 kg 200 gramos 😉   A veces los frutos no llegan cuando esperas… pero, si perseveras, a veces llegan cuando ya no lo esperas…

huerto-tomatera-persevera

El mayor aprendizaje es ser padre es enseñar a otro a vivir

Si, como dice el gran Virginio Gallardo, los adultos aprendemos enseñando; y, si lo mejor sobre lo que se puede aprender es sobre la vida, entonces, enseñar a otro a vivir es el mejor aprendizaje que puede hacerse.

Y no hay mejor modo de enseñar a otro sobre la vida que ser padre. Porque a nadie vas a desearle con más intensidad el bien supremo que a tu propia descendencia. Tratas de evitarles tus padecimientos y tratas de que tengan una existencia mejor que la tuya, con una sinceridad que aplicas con menos reservas que a otras personas.

Por tanto, si quieres aprender -de verdad- sobre la vida y qué es la vida, enseña a otros a vivir. Ten hijos. Hasta que no los tengas, habrá una parte que te pierdas… nuestra poca humildad a veces nos impide reconocerlo. Y es muy difícil ponerse en la piel de otros sin conocer su experiencia. El día que tienes hijos, ese día, llegas a comprender muchas cosas de tus padres. Y de tus abuelos, y de los padres de tus abuelos…

“Si como más aprendemos enseñando, para aprender, enseña a vivir”.

serpadreeselmayoraprendizajeenelriodelavida

Publicaré de lunes a viernes a las 9 y media de la mañana

Chispa más o menos… que decían los Centellas. Este es mi calendario. Ya tengo 20 entradas programadas así que el mes de marzo lo cubriré perfectamente.

cesarnuñez-programadas

Aviso porque soy muy de dar toda la info, para reducir los errores. Me obsesiona la eficiencia, adoro reducir errores. Me encantan los países anglosajones donde las cosas prácticas están todas indicadas con enormes carteles (no sé si es con ánimo de ayudar o con ánimo de que si te equivocas quede meridianamente claro que la culpa fue tuya por no mirar 😉  En plan “wet floor sign”…

En fin, avisados quedan ustedes, espero no fallar mucho en la publicación, de momento ya tengo 30 entradas escritas, sólo hace falta prepararlas para que se vayan publicando. ¡Que ustedes lo pasen bien!